A finales de noviembre del 2017 el Congreso de los Diputados aprobó una proposición de ley que supone un paso importante hacia la despatologización de la transexualidad, es decir, hacia el final de  la transexualidad como patología.