Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera en una fiesta del Orgullo

Cerramos nuestra particular celebración del Orgullo presentándote a uno de los nombres propios de las revueltas de Stonewall: Sylvia Rivera, que el  dos de julio hubiese cumplido sesenta y nueve años. Orgullosas de que uno de sus textos nos acompañe en la sección de libros colgantes del Espacio Violeta. Aquí te dejamos un pequeño perfil.

El nombre de Sylvia Rivera, junto con el de Marsha P. Johnson, está íntimamente ligado al origen de lo que luego será la fiesta del Orgullo o, como debería ser recordada: la Revolución del Orgullo.

Nos referimos a las revueltas de Stonewall de 1969, cuando la brigada policial, que se hacía llamar el Escuadrón de la moral, entró en el pub Stonewall a detener a gays y trans, haciendo uso y abuso de la violencia policial.

También con Marsha, Sylvia fundó la STAR (Street Transvestite Action Revolutionaries), un grupo dedicado a ayudar a mujeres trans que viven en la calle.

No me quiero perder ni un instante de esto. ¡Es la revolución!

           Sobre los disturbios de Stonewall, Sylvia Rivera

Sylvia Rivera nació en Nueva York en 1951, de origen puertorriqueño y venezolano, fue criada por su abuela tras el abandono de su padre y el suicidio de su madre.

Con solo 11 años empezó se fue de casa, porque su abuela no aceptaba sus gestos de mujer, ya que había nacido biológicamente varón.

En la calle otras mujeres trans cuidaron de ella, desde siempre esa fue su familia, su gente, las personas por las que luchó.

Sylvia fue una activista social que luchó contra la Guerra de Vietnam, a favor de los Derechos Civiles y de los derechos de las personas trans, y siempre lo hizo desde la periferia en la que la vida la había colocado. Reivindicativa, extrema y al borde, así fue su vida.

Compartir: